Los pinos cojos y la industria de la madera amenazada en el suroeste de la provincia

Como ya nos comentaban nuestros paisanos en una de nuestras últimas entrevistas, la industria de la madera del suroeste salmantino tendrá fuertes restricción a partir de abril y durante dos años, debido a un foco de la enfermedad denominada Nematodo de Pino localizado en el pueblo cacereño de Valverde del Fresno, a menos de cinco kilómetros de la provincia de Salamanca.

Para evitar que avance la plaga de nematodo, la Junta de Castilla y León, obedeciendo lo que marca la normativa europea, ha delimitado un radio de 20 kilómetros donde se restringe la producción maderera de pino y que afecta a cinco poblaciones salmantinas: Navasfrías, La Alberguería de Argañán, Casillas de Flores, Peñaparda y El Payo.

pinos enfermos al sur oeste de salamanca
pinos enfermos al sur oeste de salamanca

En el día de hoy, técnicos y agentes del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León se han reunido en el Ayuntamiento de Navasfrías con los dueños de aserraderos de Salamanca, agricultores, vecinos y alcaldes de los pueblos salmantinos afectados con el fin de informarles sobre la publicación de un decreto por el que se aplicarán dichas restricciones.

En esta zona suroeste de Salamanca, ubicada en el Espacio Natural de El Rebollar y limítrofe con Cáceres y Portugal, una de las principales actividades económicas es la madera de pino.

Por todo ello, el Servicio de Medio Ambiente de Salamanca ha delimitado varios focos de pinos secos en estos pueblos, que será talados en los próximos días, con el fin de evitar que se propague el nematodo, un insecto de un milímetro que se propaga rápidamente y que en dos o tres meses acaba con la vida del árbol.

El problema proviene de Portugal, donde la plaga de nematodo se ha extendido por todo el país.

En España hay localizados otros dos focos de nematodo, en Pontevedra y en la Sierra Dios Padres (Cáceres), mientras que el tercer foco fue descubierto el pasado 20 de febrero en Valverde del Fresno, municipio fronterizo con Portugal y que limita con Navasfrías.

Una de las medidas drásticas que afectará a los aserraderos del suroeste salmantino es la prohibición de aprovechamiento (corta) y traslado de madera de pino entre abril y octubre.

Esta medida se aplicará durante los dos próximos años, siempre y cuando no aparezcan focos de nematodo de pino en la provincia de Salamanca.

Según los alcaldes de los pueblos salmantinos afectados por las restricciones, esto supondrá que en la zona afectada, tanto los ayuntamientos como los particulares dejen de ingresar una media anual de 450.000 euros, en concepto de corta de pinos.

El resto del año, de octubre a marzo, la madera deberá someterse a un tratamiento térmico a 56 grados centígrados, que realizará una empresa autorizada y que certificará que dicha madera está libre del nematodo.

En este sentido el Servicio Territorial de Medio Ambiente ha anunciado hoy en Navasfrías que habrá controles exhaustivos para controlar que se cumplen las medidas que entrarán en vigor en los próximos días en los pueblos salmantinos afectados.

Los pinos cojos y la industria de la madera amenazada en el suroeste de la provincia
Puntuación

Commentarios

Deja un comentario