Historia

Nos encontramos en el extremo suroeste de la provincia de Salamanca, en
un rincón que entrecruza Portugal, al oeste, y Extremadura, al sur, donde
interaccionan dos ríos, el Águeda y el Coa, hermanados por su cuna, el
Picoto (Pico de las Mezas) y su destino, el Duero. Y en la cercanía, al
alcance de la mano, el Jalama (Xálama), con su grandiosa base y su
colosal altura no parece cansarse nunca de demostrar su belleza.
Navasfrías está situada a una altura de 902 metros sobre el nivel del mar,
dista 137 kilómetros de la capital de la provincia y 47 kilómetros de
Ciudad Rodrigo. Limita al norte con Casillas de Flores, al sur con Valverde
del Fresno y Las Eljas, al este con El Payo y la cacereña sierra de gata y al
oeste con Portugal, donde la “raya” más que separar, unía a las gentes de
uno y otro lado.
Como ya señalaba Pascual Madoz en su ya clásico Diccionario geográfico,
histórico y estadístico de Salamanca. 1845-1850, “el terreno es todo
montuoso con muchos barrancos y hondonadas, cubierto de monte de
roble, con algunos pedazos de tierras de regadío …” . Desde el Picoto
(1265 m.) hasta el Teso de la Nave (1270 m.), se extiende un amplio
núcleo montañoso con zonas como los Llanos, la Refiesta, la Carbonera
(1203 m.) y el Teso del Espinazo (1305 m.), que nos permiten descubrir
ésta hermosa encrucijada salmantina-luso-cacereña.
Además del Águeda, encontramos afluentes como el Rubioso (Rubiós), el
Roladrón y otros pequeños regatos que, como ya expresara don Matías
García, párroco de la localidad en la primera mitad del siglo XX, “arrastran
oro entre sus guijas”. En éste sentido, es muy interesante el trabajo
publicado en abril del 2001 por Iñigo Orea en la revista Bocamina, donde
se describe la explotación clásica de casiterita, principal mineral del estaño
utilizado para obtener el bronce

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.